Eosinófilos altos

© Ed Uthman, MD, Houston, Texas, EE.UU.Eosinófilos en sangre periférica en un paciente con eosinofilia de etiología desconocida

La eosinofilia es el término médico que describe un recuento anormalmente alto de eosinófilos, es decir, la presencia de demasiados eosinófilos en la sangre y ciertos tejidos.

Síntomas

Los síntomas de la eosinofilia son esencialmente los de la afección subyacente que la activa. Por ejemplo, si la condición subyacente es el asma, los síntomas incluyen sibilancias, dificultad para respirar, y falta de aliento. Si, por otro lado, el factor desencadenante es una infección parasitaria, los síntomas predominantes serán probablemente erupciones en la piel, dolor abdominal y fiebre.

Causas

Los mecanismos exactos causantes de eosinofilia permanecen en gran parte poco claros. Una amplia gama de condiciones, que van desde el asma y fiebre del heno a las infecciones parasitarias, enfermedades autoinmunes, y ciertas formas de cáncer, han sido conocidas por desencadenar una cantidad anormalmente alta de eosinófilos. 1 2

Diagnóstico

Una prueba de conteo de eosinófilos se realiza como parte de un hemograma completo. 3 Si se sospecha o detecta eosinofilia, se pueden realizar pruebas adicionales incluyendo biopsias, tomografías, radiografías, pruebas de función hepática, exámenes serológicos y análisis de heces y de orina.

Un recuento de eosinófilos sobre 400-450 por microlitro de sangre se considera alto. En las formas graves de eosinofilia, el número de eosinófilos puede ser tan alto como 5.000 células por microlitro de sangre.

Tratamiento

El tratamiento de la eosinofilia se dirige a la condición subyacente, si ésta es una alergia al polen estacional o una enfermedad maligna.

Medicamentos

Los tratamientos con corticosteroides han tenido éxito en general en el tratamiento de ciertas formas de eosinofilia, especialmente si la condición subyacente no es maligna.

En las formas graves de la eosinofilia, donde los órganos vitales (por ejemplo, el corazón y los pulmones) se ven afectados, se utilizan medicamentos más agresivos, incluyendo agentes quimioterapéuticos y la terapia anticoagulante.

Cirugía

La cirugía puede ser necesaria para restaurar la función de órganos afectados.

Referencias

  1. Mitchell, Richard Sheppard; Kumar, Vinay; Abbas, Abul K.; Fausto, Nelson. Robbins Basic Pathology (8a ed.). Philadelphia: Saunders. ISBN 1-4160-2973-7.
  2. Simon, Dagmar; HU Simon (Enero de 2007). “Eosinophilic Disorders”. Journal of Allergy and Clinical Immunology (New York: Elsevier) 119 (6): 1291–300; quiz 1301–2. doi:10.1016/j.jaci.2007.02.010. PMID 17399779.
  3. Beers, Mark; Porter, Robert; Jones, Thomas (2006). “Cap. 11”. The Merck Manual of Diagnosis and Therapy (18 ed.). Whitehouse Station, New Jersey: Merck Research Laboratories. pp. 1093–6. ISBN 0-911910-18-2.